Itanhaem 2017 muito mais que noticias.

La playa de los mil millones de dólares

Por: Litoral 24 horas 26/04/2013 21:24

La playa de los mil millones de dólares

A comienzos del 1900 la familia Rindge, nativa de la costa oeste de Norteamérica, casi con un sentido premonitorio compró una larga extensión de tierras que luego se popularizó como la zona de los Ranchos de Malibú. Un área geográfica privilegiada por donde se la mire, algo que esos rancheros old fashioned habían comprendido: una costa bañada por el Océano Pacífico más puro, montañas bajas, muchas vegetación y lo más buscado: el clima perfecto: cálido en verano y templado el resto del año.
 
La misma familia Rindge a través de sus diferentes generaciones subdividió y fue vendiendo los lotes de Malibú a lo largo de sus más de 40 kilómetros. De esos cuarenta, sólo 2 kilómetros se convirtieron en la exclusiva playa Carbon Beach, que hoy es la favorita de los millonarios de Hollywood no sólo para pasar el verano sino también para vivir durante el año.
 
Carbon es considerada la playa más cara del mundo, no sólo por el valor de los terrenos –los “frente al mar” arrancan a un valor de 700.000 dólares por metro cuadrado–, sino también por su carácter exclusivo. Las casas forman una especie de muro que no permite el acceso público a la playa y ”encriptan” a las celebridades y sus estilos de vida, convirtiéndose en una zona anti-paparazzi.
 
“En Carbon Beach viven los que firman los cheques en Hollywood”, resumió con precisión Stephen Shapiro, dueño de Westside Estates, una de las inmobiliarias más conocidas de Carbon.
 
A partir de la década del 90, la élite de la industria de Hollywood conformada por directores y productores de cine y TV advirtieron que un pedacito de Malibú iba a ser para ellos, como en las películas. A partir de allí arrancó la construcción de un sinfín de mansiones de todo estilo, algunas de ellas diseñadas por los arquitectos más famosos del mundo.
 
Para cualquier estudio de arquitectura que suene el teléfono para construir una mansión en Carbon Beach es sinónimo de prestigio y a la vez la garantía de que su obra será vista por mucha gente estratégica de Hollywood. El teléfono sonó para Richard Meier, con su estilo de casas blancas, el color que considera el más puro ya que reúne a todos los demás y va cambiando de tonalidad durante el día. También para John Lautner, el influyente arquitecto norteamericano cuyo trabajo en el sur de California combinó las casas de estilo de los 50, 60 y 70 con el diseño futurista. Es autor de una casa ícono en Palm Spring: la de Bob Hope. Y otro convocado para diseñar fue Gwathmey Siegel, el arquitecto favorito de Steven Spielberg.
 
Hoy esas tierras están ocupadas por los poderosos de Hollywood, pero ¿qué la hace tan increíble y cara a Carbon Beach?
 
Teniendo en cuenta que no se trata de celebrities globalmente conocidas sino de los hombres fuertes de la industria, el mayor valor de CB además de su belleza natural es su exclusividad.
 
Para los que no son propietarios existe el exclusivo Malibú Beach Inn, un hotel boutique sobre la playa de 47 habitaciones que les permite a los millonarios compartir por algunos días la playa con los propietarios de Carbon Beach (sólo por unos días).
 
Existe un centro comercial pequeño y austero para el tenor de las mansiones millonarias a su alrededor con delivery de pizza y un restó italiano clásico, “Giovanni's”.
 
El club de los 12
 
Son doce pesos pesado de la industria de Hollywood los que eligieron Carbon Beach para vivir y pasar el verano, aunque la mayoría tiene otras residencias también. La revista Forbes reveló quiénes son y cuánto costaron sus mansiones. Conocé las casas por dentro y sabé quiénes y cómo viven:
 
Joel Silver, productor de cine estrella de Hollywood. Las de acción son sus éxitos, entre ellos la saga de Arma Mortal y The Matrix. Compró su casa en 2003 por 14,4 millones de dólares, construida en 1932 con sala de billar, oficinas, gimnasio, piscina, dos spa y cancha de tenis profesional.
 
Paul Allen, cofundador de Microsoft. Compró su casa en 2010 por 24 millones de dólares. Es una casa con forma de U, vidriada, muy moderna: cinco habitaciones, sala de cine y un envidiable deck que mira al mar. Allen fundó junto a Bill Gates la empresa Microsoft y desde fines del 2000 decidió abandonar todos los cargos que ocupaba y actualmente ejerce como consejero estratégico. Todavía posee 138 millones de acciones, lo cual constituye la mayor parte de su riqueza. 
Filántropo reconocido, financió el Museo Experience Music Project y el Salón de la Fama de la Ciencia Ficción en Seattle.También es ideólogo del Living Computer Museum de Allen, en el que hay ejemplares en funcionamiento de los ordenadores más relevantes de la historia de la informática.
 
Jamie McCourt, ex esposa del ex dueño de Los Angeles Dodgers. Frank and Jamie McCourt fueron una pareja tradicional y querida de Hollywood por ser los propietarios del equipo de básquet amado por los nativos de LA: “Los Dodgers”. La mansión de Carbon Beach fue uno de los bienes que le quedaron a Jamie luego del millonario y mediático divorcio entre ella y Frank . La compraron en 2007 por 27,3 millones y fue vendida por la actriz Courteney Cox. La mansión fue diseñada por John Lautner, el influyente arquitecto norteamericano.
 
Arnon Milchan, propietario de New Regency films. Compró su casa en 1998 por 7,3 millones de dólares. Es un verdadero palacio con 6 habitaciones y una pileta de dimensiones olímpicas. Milchan fue el productor de la mítica Mujer Bonita; tiene sala de cine propia.
 
Haim Saban, Saban Capital Group. Compró en 1999 dos lotes por 8,1 millones de dólares. El creador y magnate de los Power Rangers se mudó desde la otra colonia rich and famous Malibu Beach. Una mansión de piedra que parece un verdadero castillo medieval a sólo pasos del Océano Pacífico.
 
Jeffrey Katzenberg, uno de los co-fundadores de Dreamworks, la productora cinematográfica cuya cabeza más visible es Steven Spielberg. La “otra pata” es David Geffen, que también es propietario en CB. Katzenberg compró su casa en 1998 por 3,3 millones y la diseñó el talentoso Gwathmey Siegel, el arquitecto favorito de Spielberg y el propietario de uno de los estudios de arquitectura más prestigiosos del mundo y líderes en diseño sustentable.
Dispone de una casa para invitados y piscina olímpica en el medio de una inmensa área verde. Lideró los exitos de Dreamworks, tales como Shrek, Shark Tale, Madagascar, Vecinos invasores, Bee Movie, Kung Fu Panda y Monsters vs. Aliens.
 
Larry Ellison, fundador y figura principal de Oracle. Compró la casa en 2012 por 36,9 millones.
Ellison hace gala de su estilo de millonario excéntrico. Según Forbes (2013), ocupa el puesto número 5 entre las mayores fortunas personales del mundo, después de Warren Buffett, con 43 mil millones de dólares. Su yate de lujo "Rising Sun" es el tercero más grande del mundo y el dato curioso sobre su vida es que Larry no terminó sus estudios universitarios. La mansión es circular de hierro y vidrio muy moderna, 9 dormitorios, 13 baños, y dicen que esta es una de las más de 12 que tiene en la zona.
 
Peter Morton, co fundador del Hard Rock Café (HRC). Compró el primer lote en Carbon Beach en 1998 por 3,4 millones y contrató al selecto arquitecto Richard Meier.
Restaurateur y hotelero de lujo, tuvo la visión de que se podía exportar y expandir la marca HRC alrededor del mundo, creando un concepto y uniendo dos mundo poderosos: la música, especialmente el rock, y la comida.
 
Meir Teper, productor legendario de Hollywood y cofundador de Nobu. Compró su casa en 1994 por 2 millones de dólares. Su amistad entrañable con Robert de Niro, los animó a mezclar amistad y negocios. Y así fundaron juntos NOBU: un restó oriental comandado por el chef Nobu Matsuhisa. La marca ya inauguró 24 locales alrededor del mundo y abrió su primer hotel boutique en Las Vegas en alianza con el Caesars Palace. Teper realiza los comerciales de Nabu desde su propia casa en Carbon Beach y es el flamante vecino de Ellison.
 
Gerald Schwartz, millonario canadiense dueño de Onex Corp. Proviene del mundo de las finanzas e inclusive fue director del Scotia Bank. Considerado en la actualidad uno de los hombres más ricos del mundo, financia varias proyectos en la dorada Hollywood. En 2008 compró sus terrenos por 19 millones de dólares, la construyó en varios edificios, incluye spa y terrazas varias mirando hacia el mar.
 
David Geffen, dueño de Geffen Records y cofundador de Dreamworks. Este editor de discos estadounidense, productor de teatro y de películas, es otra cara emblemática de Hollywood. En 1980 fundó su propia compañía Geffen Records, y en 1994 fue uno de los tres fundadores de la empresa cinematográfica Dreamworks. Fue uno de los pioneros en CB, hace más de 16 años compró 4 lotes por 6 millones de dólares. Tiene un garage tipo hangar para guardar sus más de 9 autos y su parque tiene lago propio. Muy cerquita de la playa.
 
Hace pocos días Geffen fue noticia por su abultada donación a la Academia de Artes y Ciencias: $24 millones de dólares para la construcción del nuevo Museo del Cine. A cambio, el museo será bautizado como el Teatro David Geffen. El cine será operado todo el año y entre su programación se incluirán estrenos de películas, retrospectivas y simposiums sobre cómo hacer cine.
 
Eli Broad, propietario de SunAmerica. En 1999 compró 2 lotes en Carbon Beach por 5,1 millones de dólares. Un parque inmenso rodea una casa moderna: blanquísima, de aluminio y vidrio by Richard Meier. Broad es un filántropo del arte muy reconocido por su aporte a la cultura con colecciones para el Museo de Arte Moderno de Nueva York y desde hace un tiempo lidera The Broad Foundation. También es fundador del Museo Contemporáneo de Los Angeles.
Demo : jPlayer Android Fix